Algodón » Algodón Pima Convencional

El algodón Pima peruano tiene cualidades imprescindibles e insuperables, perfectas para la delicada piel de su bebé. Ha sido reconocido mundialmente como la fibra premium de todas las clases de algodón, ya que su fibra extra larga hace posible crear tejidos de algodón con los más altos estándares de calidad.

A pesar de ser una fibra fina y larga, el algodón Pima es más resistente que todos los demás algodones, haciendo las prendas más durables. Es también la única fibra natural capaz de ofrecer tejidos tan delicados, resistentes, sedosos y suaves.

Obtenga una de nuestras lindas prendas Baby Pima y haga feliz a su bebé.

El algodón Pima es una variedad de algodón llamado también Gossypium Barbadense, originaria del Perú. El primer signo de domesticación de esta especie es de un lugar en la costa sur peruana, donde se han encontrado bolas de algodón que datan del 2.500 a. C.

Las condiciones climatológicas y de suelo del Valle de Piura permitieron que este algodón se adaptara perfectamente a esa zona, donde fue introducida a principios del siglo XX. La combinación de las semillas, la tierra y el microclima han hecho que el algodón Pima peruano sea el algodón más fino y de fibra más larga en el mundo. Cuando es procesado correctamente, logra un brillo especial y una suavidad irresistible.

Este algodón fue utilizado por culturas pre incaicas hace más de 5.000 años, para elaborar tejidos que conservan sus propiedades hasta hoy. Estos fardos y textiles pertenecen a la Cultura Paracas y la Cultura Nazca, en la región Ica, al sur del Perú. Los vestigios más antiguos de su uso se encuentran en el desierto del norte de Chile en el siglo 36 a. C., mientras que su cultivo se encuentra atestiguado desde el siglo 25 a. C. en Huaca Prieta (norte de Perú).

Este algodón se hizo universal en Sudamérica y las Indias occidentales, donde lo llevó Cristóbal Colón. El algodón se cultivó en plantaciones con esclavos en las Indias occidentales, y en 1650, Barbados fue la primera colonia británica en exportarlo. En 1670, se plantó Gossypium Barbadense en las colonias inglesas de Norteamérica.